Saltar al contenido

La barba te cambia como hombre

Tener un hijo, la muerte de un ser querido, cambiar de trabajo, mudarte de casa… cada una de estas cosas cambia nuestra vida y quienes somos.

Quizá suena un poco estúpido decir que, tener una barba nos cambia en la misma proporción que las situaciones anteriores pero la realidad es que desde que comencé con este tema de la barba, me he creado una filosofía y una creencia de vida en la que me doy cuenta que crecerse una barba no es únicamente cosa de dejar que te salgan pelos en la cara.

Hacerse un verdadero hombre enbarbado, va mucho más allá, porque cambia tu rutina de todos los días y definitivamente nos cambia como personas, afecta nuestro comportamiento al grado que comenzamos a definir prioridades que antes no teníamos.

Si te dejas la barba porque piensas que en este momento está de moda y que además este post no tiene sentido, permíteme sacarte de tu error.

Una barba no es una moda, es un estilo de vida.

Es por eso que en esta ocasión hablaré de las 5 formas en que una barba cambia tu vida, para siempre… o cuando menos, mientras decidas ser un hombre urbano con barba.

1. Te hace más paciente.

En ocasiones anteriores ya he hablado acerca de que una barba definitivamente es para el hombre paciente, una barba no te la creces de un día para otro, tampoco una barba se verá absurdamente fantástica en 3 semanas, posiblemente tienes huecos en esa barba y con 5 semanas de crecimiento seguramente se ve de la fregada… yo recomiendo dejarla crecer al menos un año.

Las barbas toman tiempo y el tiempo requiere paciencia

Serás más relajado y chevere en situaciones estresantes, lo tengo comprobado, no me lo estoy inventando… yo soy la persona más desesperada en el universo pero definitivamente el esperar a que mi barba llegue al tamaño que deseo, es algo que me ha obligado a adoptar la paciencia en mi día a día.

Claro que tampoco te estoy diciendo que te vuelvas un monje y te vayas durante años al Himalaya a meditar… puedes hacerlo si quieres pero, no es necesario.

Te das cuenta, en carne propia que, las mejores cosas en la vida toman tiempo.

Lo mismo es con la barba, aquel que es paciente, será recompensado.

2. Te envejece

Desde que tengo barba, me han dicho miles de veces que me veo mucho más viejo y lo mismo sucede con los machos “cara de niño”, en cuanto ponen algo de pelo en esas mejillas, inmediatamente se echan encima casi 10 años.

Es casi imposible que puedan adivinar tu edad desde que tus mejillas, mentón y cachetes quedan invisibles al mundo.

Haciendo a un lado esta característica, tener una barba te obliga a madurar o a tomar muchas cosas más seriamente… no se porque pero es verdad, si eres un hombre de barba, me darás la razón.

3. Cambia la manera en que otros te perciben

Seguramente te habrás dado cuenta en películas y televisión que, los sabios y la gente dominante o el líder generalmente usa una barba distintiva.

Diversos estudios revelan que los machos con barba son percibidos como menos amables, más sabios, más interesantes para relaciones de largo plazo, líderes o como alguien que tiene la capacidad de resolver un problema.

La barba denota experiencia y sabiduría.

4. Aumenta la confianza en ti mismo

Algunos hermanos, simplemente no pueden crecerse una barba y también está bien digo… al final no es su culpa, ellos no escogieron nacer lampiños.

También están los hermanos barbudos que simplemente no toleran el vello facial y aunque los memes que ponemos en Facebook vayan en contra de lo que estoy a punto de decir, la verdad es que también los respeto, nadie tiene porque decirnos como debemos lucir o ser para ser aceptados socialmente.

Sin embargo y retomando el tema, para nosotros que tenemos la “habilidad” de crecernos una barba, la verdad es que nos aumenta el auto-estima ¿o no?

Especialmente si somos feos como el carajo

Nos cubre defectos, nos hace menos feos, nos hace ver más rudos inclusive algunos nos hace sentir galanes y nos permite acercarnos a las damas con un riesgo más reducido de que nos manden al diablo.

La barba te otorga poder y el poder te da confianza.

5. Te motiva

Una barba te hace sentir hombre, esa es la realidad le duela a quien le duela.

Como mencionaba, una barba te esconde imperfecciones del rostro, te permite convertirte en una versión más realista de ti mismo.

Crecerte una barba te da esa sensación, o esa satisfacción de que lograste algo que tu padre y tu abuelo lograron o que quizá nunca lograron.

Tener barba es como usar una máscara psicológica que protege a ese niño frágil o miedoso que todos llevamos dentro y es la razón por la que muchos no quieren quitarse su melena.

Simplemente te hace sentir bien. ¿tú que opinas macho?


Si tienes barba parchada o eres lampiño y quieres tu barbita, te recomiendo el tratamiento de El Barbaján, todos nuestros envíos son por DHL, o si ya tienes tu barba matona, entonces cuídala con nuestros aceites y champús.

Hasta otra macho y recuerda…

¡Déjala crecer!