¿Rastrillo clásico o navaja recta?

Hay un mundo de diferencia cuando hablamos de estos dos “utensilios” para el afeitado y siempre es parte de la duda de un recién iniciado en el afeitado clásico.

Lo anterior fue mi caso sin duda y aprender las diferencias me costó dinero, tiempo, irritaciones y varias cortadas.

Si estás pensando en cambiarte del rastrillo convencional, del desechable pues, a uno más clásico, primero permíteme felicitarte ya que esa es una buena decisión por diversas razones tanto económicas como funcionales.

Cambiar del rastrillo desechable por uno tradicional lo recomiendo muy a pesar de que yo soy un hombre de barba y en lo general me opongo al afeitado completo de la cara, como ya lo saben, por apariencia, por ahorro de dinero y tiempo.

La verdad yo me veo horripilante sin barba, por eso cuando me afeito completamente me arrepiento al instante, pero respeto a quienes les gusta traerla bien rasurada.

Sin albur… ¡je,je,je!

Sin embargo quizá la siguiente pregunta que nos hacemos una vez que nos logramos convencer de que el afeitado clásico es lo más recomendable, es saber si debemos comprar un rastrillo o una navaja.

Así que espero que con esta guía basada en mi experiencia rebanándome la cara y los dedos te ayude mejor a tomar tu decisión.

Rastrillo clásico.

Los hay en muchos colores y acabados geniales, la verdad, si tuviera plata, los coleccionaría.

El rastrillo clásico o tradicional como le dicen algunos, es uno de los mejores rastrillos a utilizar, si es que claro, lo comparamos contra un rastrillo desechable de super mercado.

El rastrillo clásico, en la mayoría de las situaciones, está fabricado de algún material resistente a la exposición con el agua como el latón, aluminio o inclusive, de acero inoxidable.

Sin mencionar, la apariencia lujosa que tiene y que da a tu tocador.

Esa es la parte que más me gusta de estos rastrillos, la elegancia, me dan la impresión de que quién los usa es una persona de buen gusto.

Algunos inclusive se venden con unas elegantes bases dónde podemos colocarlo junto a la brocha para hacer espuma y hay otros que se pueden desarmar y guardar en pequeños y elegantes estuches del piel para viaje como el A1R de Parker.

Al rastrillo clásico también se le conoce como “Safety Razor” (rastrillo de seguridad) no tanto porque sean muy seguros de usar sino porque la navaja no está tan expuesta como en una navaja recta.

Pero si no tienes cuidado si te puedes cortar al agarrar la cabeza del rastrillo de forma errónea.

Considera que las navajas que utilizan estas maquinillas son extremadamente filosas.

Respecto a su uso cotidiano bueno, lo primero que voy a decir es que este tipo de rastrillos no son para personas flojas.

Este tipo de rastrillos requieren de una buena limpiada después de usarse, es cosa de desarmar la maquinilla, limpiarla bien y secarla completamente con un paño limpio y absorbente.

Nunca dejes la maquinilla húmeda o a medio secar porque con el tiempo se empieza a llenar de manchas y comienza a adquirir una apariencia bastante desagradable.

Una buena maquinilla con su correcto cuidado puede durar toda la vida y mucho más.

En casa de mis tías aún tienen los viejos rastrillos clásicos de Gillette que usaba mi abuelo, están un poco descuidados porque en esos tiempos no veían a los rastrillos como algo especial pues era lo único que se podía conseguir, así que no los cuidaban y supongo que ni se imaginaban el valor que podían llegar a tener esos viejos cacharros de higiene personal masculina hoy en día.

Ahora hay gente que paga cientos de dólares por esas maquinillas viejas y descuidadas.

En fin.

En resumen, este tipo de rastrillos o maquinillas, debes cuidarlas muy bien, darle un correcto mantenimiento, limpiarlas bien después de usar y guardar en un lugar seco de preferencia.

Lo que no me gusta de estas maquinillas es que, bueno, se usaban principalmente para realizar “afeitado clásico”, el afeitado clásico es diferente al afeitado húmedo.

Hay quienes prefieren hacer afeitado clásico y personas como yo a quienes nos enseñaron (y acostumbraron) a hacer afeitado húmedo (wet shaving como dicen en inglés).

Respecto a su uso, es muy similar al de un rastrillo desechable, no hay demasiada ciencia en ello.

En el afeitado clásico, no es necesario estar mojando y sacudiendo el rastrillo para quitarle el vello recortado, este se va empujando por si mismo y poco a poco hacia el centro de la maquinilla dónde se acumula.

¿Vez esa forma abombada en el centro de la maquinilla?

Bueno, pues por dentro está hueca y ahí se va almacenando el vello recortado.

Al final simplemente se desarma la cabeza de la maquinilla y se limpia el rastrillo.

Hay algunos rastrillos que se abren de la parte superior, permitiéndote cambiar las navajas con mayor facilidad y además su limpieza se facilita también.

Al final creo que es cuestión de gustos.

Bueno, al usar estas maquinillas con afeitado clásico o “en seco”, el vello llega a acumularse tanto en la maquinilla que el rastrillo y la navaja comienzan a perder eficiencia para cortar, así que de todas formas hay que estarlo limpiando constantemente y eso representa una buena pérdida de tiempo.

En especial porque hay que desarmarlo… a menos que claro, quieras sacudir y azotar el rastrillo de $100 dólares contra el lavabo como si fuera un rastrillo desechable.

Yo me la pensaría 2 veces, es mucha plata en una maquinilla como para tratarla mal.

Además, he notado, que la navaja, por muy buena que sea, pierde más rápido su filo con este tipo de maquinillas que con una navaja recta.

En un afeitado de cara completa, me llevo 2 navajas desechables mientras que con una maquinilla de navaja recta, me basta con media navaja desechable.

Navaja recta.

Seguramente te preguntarás porqué razón estoy poniendo ejemplos con las navajas y maquinillas de Parker, no es que las este vendiendo, en realidad es porque me parecen excelentes productos que, aunque no se consideran al nivel de una Thiers Issard según los expertos y aficionados, su relación precio/diseño/calidad son muy buenas y además se fabrican en Estados Unidos no en China.

En fin.

En las navajas rectas yo he visto 3 tipos, posiblemente haya más, pero, yo no las conozco.

Y las defino de la siguiente manera:

  • Navaja recta de navaja permanente.
  • Navaja recta de navaja intercambiable.
  • Navaja de mariposa.

Navaja recta de navaja permanente.

Estas son aquellas navajas clásicas de barbero. Si tienes 28 o más años, recordarás en las peluquerías que el viejo barbero usaba una de estas navajas para los cortes de cabello.

Las afilaban con piedra y con un pedazo de tira de piel llamado “asentador”.

Les digo que son de navaja permanente porque obviamente no les puedes quitar la navaja, siempre está ahí y es parte de toda la maquinilla.

Estas suelen las navajas más caras, especialmente aquellas que vienen de prestigiosas marcas, las de acero Damasco o las que cuya navaja está fabricada en Solingen, Alemania.

También hay unas navajas tan excéntricas y llamativas como las navajas japonesas que presumen de calidad y un diseño tan anticuado que resulta elegante.

Estas navajas requieren un cuidado permanente y en ocasiones, si no la vas a usar en mucho tiempo, se recomienda dejarlas cubiertas en algún lubricante o grasa para que no se degraden.

No se exactamente eso como funciona, si se supone que la navaja es de acero inoxidable, pero tengo amigos aficionados que así conservan sus navajas.

Navaja recta de navaja intercambiable.

La Dovo Shavette es posiblemente el mejor ejemplo de este tipo de navajas o maquinillas.

De apariencia similar a la de navaja permanente, su diferencia radica en 3 características principales según mi punto de vista.

  1. La navaja es desechable y obviamente intercambiable por lo que no hay necesidad de afilar nada.
  2. Es de un peso mucho más ligero en comparación con la de navaja permanente.
  3. Es mucho más barata que una de navaja permanente.

Sin embargo y a pesar de lo anterior, yo prefiero las de navaja desechable, me parecen más higiénicas y sin la necesidad de estar dándole tanto mantenimiento a la navaja.

Simplemente se lava después de usarla, se tira la navaja usada y listo.

Navaja de mariposa.

En alguna ocasión un barbero me dijo que el porta-navajas se conocía como la navaja mariposa.

Hasta dónde se, la navaja mariposa es muy diferente pero bueno… no me iba a poner a discutir con el barbero cuando se supone que el debe saber más de esto.

La diferencia contra la navaja recta intercambiable, es que este porta-navajas, lleva navajas más cortas (como las que lleva el rastrillo clásico) y algo acerca de que su manera de abrir es como de una mariposa.

La verdad esa última parte no la entendí pero si alguno de mis lectores conocedores fuera tan amable de aclarar esta parte se los voy a agradecer.

Una ventaja de este tipo de maquinillas es que para empezar solo ocupan la mitad de una navaja completa, a diferencia de una maquinilla rastrillo clásico que ocupa la navaja completa.

Otra ventaja es que, al tener la navaja corta y completamente expuesta, te da una ventaja al momento de querer cortar vello en zonas difíciles de alcanzar en tu rostro como los pliegues o las zonas del bigote.

Y por último, la navaja expuesta permite cortar vello en una sola pasada, sin irritar (si lo sabes hacer) y la limpieza de la navaja es muchísimo más sencilla ya que no se acumula en ninguna parte por lo que el filo y la eficiencia de corte no se ve afectada.

Al final solo tires la navaja usada (bien envuelta en papel), lavas el portanavajas y listo.

Quizá su única desventaja que le veo es que debes de ser muy cuidadoso con su uso, un poco de descuido y te llevará a varias cortadas desagradables.

La primera vez que agarré una navaja de este tipo, terminé con varias cortadas en los dedos y en la cara.

Obviamente aprendí de mis errores y ahora puedo decirte que este es mi tipo preferido de maquinilla para arreglar mi barba o incluso, retirar toda la barba si es necesario.

En resumen.

Cualquier tipo de maquinilla que escojas y se acomode mejor a tu estilo de vida está bien, lo que sí es importante de notar, es que cada una tiene sus pros y sus contras.

Dado que soy un hombre de barba, como mencionaba al inicio, la verdad es que en cuestión de marcas no soy muy conocedor pero si puedo hacer mis comentarios en base de lo que he comprado.

Entre mi “colección” de navajas, cuento con lo siguiente:

  • Una navaja Cyril R. Salter de navaja permanente hecha en Solingen.
  • Una navaja Gold Dollar de navaja permanente.
  • Dos porta-navajas “mariposa” de la marca B.O.G.
  • Un rastrillo clásico de la marca B.O.G.
  • Un rastrillo clásico de la marca Mühle.
  • Dos shavette (navaja recta intercambiable) de la marca Dovo.
  • Un porta-navajas “mariposa” de la marca Parker.

Y de todas puedo decirte que mis preferidas son la Parker y el rastrillo de Mühle, pero prefiero 10 veces más el porta-navajas de Parker por su facilidad de uso, peso balanceado lo que permite mejor precisión en el corte y menos cansancio, es por eso que recomiendo Parker.

En cuestión de respuestas de navajas, entre las mejores, están las navajas de Mühle, Personna y Derby; en lo personal, me han funcionado de maravilla.

Y finalmente si me permites, para el aftershave te recomiendo ampliamente el tónico facial de Thayers, no tiene alcohol por lo tanto no reseca, no arde, refresca, revitaliza, alivia la irritación, desinfecta, ayuda a cerrar heridas por su efecto astringente y ayuda a la restauración de la piel después del afeitado gracias a sus ingredientes como el agua de olmo escocés (witch hazel), extracto de pepino y el aloe vera.

Así que sin más y esperando que esta publicación te haya sido de utilidad, nos leemos en otra ocasión y recuerda…

¡Déjala crecer!