¿Una dieta debe ser necesariamente horrible?

El Viejo Aikades

En días anteriores les he comentado acerca de esta nueva “forma de vida” que he tomado debido a ciertas complicaciones tanto de salud como estéticas.

Debido a eso me metí al gimnasio y comencé con ingesta de algunos suplementos de los cuales ya les hablaré más adelante, sobre todo cuándo y como consumirlos de manera correcta para no dañar nuestra salud.

Sin embargo ese no es el tema actual de esta publicación, sino el de mostrarles un camino para todos aquellos (y aquellas) que deseen comenzar una dieta pero sin sufrir en el intento.

¿Una dieta debe ser necesariamente horrible?

La verdad cuando escuchamos la palabra dieta, es casi como escuchar a una persona decir blasfemias e incoherencias y te apuesto a que lo primero que se te viene a la mente cuando hablamos de dietas es a una persona comiendo lechuga todo el tiempo.

Bueno, no hay mentira más grande, sin embargo, una dieta si nos restringe a comer de manera saludable.

En muchos casos y dependiendo de nuestro estado de salud, una dieta implica un adiós grasas, adiós sal, adiós azúcares procesados, adiós alcohol, adiós cigarro, etc.

Joder… ¿porque lo malo es lo más sabroso? ¿¿¡¡PORQUEEEEEE!!??

Ejem…

Yo creo que en la gran mayoría de las ocasiones las dietas se hacen para ayudarnos a bajar de peso, y en otro porcentaje se usan las dietas para cuidar la salud de algunas personas con un lamentable estado de salud.

Es rara la persona que hace dieta solo para mantenerse saludable.

La verdad yo no he conocido a nadie que haga dieta por el puro placer de la salud.

¡NADIE!

Los seres humanos tenemos tendencias suicidas, nos encanta lo que está mal, lo prohibido, lo que engorda y lo que nos mata lentamente.

¿Cierto?

Aunque aprovechando esta publicación, te comento que una buena barba, una barba de esas fregonas, además de la genética, se logra con dieta y ejercicio, lo vengo diciendo desde hace 150 publicaciones.

¿Cómo sobrellevar una dieta y disfrutarla?

El primer paso y posiblemente el más importante, es ir con un nutriólogo, esa parte ya la había sugerido en un par de ocasiones.

El nutriólogo, uno bueno, debe considerar tus gustos alimenticios y adaptarse a tus horarios dependiendo de tus actividades diarias.

Lo primero que te voy a recomendar es que te alejes de esos nutriólogos flojos que te dan recetas pre-fabricadas, que no consideran tus hábitos ni tus gustos y que cínicamente sacan una copia (sí, una maldita copia hedionda) y te la entregan a cambio de $500 pesos.

Carajo, les estás pagando como a cualquier profesionista, si se tratara de recetas prefabricadas, entonces hermano ahórrate unos centavos y bájala tu mismo de internet.

Ejem… perdón me alteré, pero si me topé una vez con una “profesionista” que solo me dio una hoja con una receta tan infernal que terminé echándola a la basura, seguro que iba a adelgazar… carajo era pura maldita lechuga con agua…

Ni te imaginas lo que terminé diciéndole a esa “profesional”.

Bueno…

Después me fui con una nutrióloga de verdad y te puedo presumir que desde el 24 de Agosto hasta el día de hoy 29 de Septiembre, he bajado casi 5 kg sin haber sufrido ni una sola vez de hambre.

Solo 5 comidas saludables al día y ejercicio moderado, ni siquiera me he ido a los extremos de casi desmayarme haciendo ejercicio como sugieren muchos sitios de internet.

Si no estás acostumbrado a hacer ejercicio y te quieres aventar de una 3 horas seguidas de ejercicio extremo, es una idiotez, eso es poco a poco de lo contrario podrías sufrir de un colapso cardiaco o peor.

Cuidado en esa parte.

Bueno, una vez aclarada esa parte ahora sí, un buen nutriólogo que haya considerado tu rutina diaria y tus gustos te hará dietas que te mantendrán satisfecho durante el día, comiendo saludable y sin pasartela comiendo lechuga.

Las dietas para bajar de peso, como dije, deben considerar 5 comidas diarias, salvo que tengas alguna complicación de salud dónde no puedas hacer 5 comidas al día, pero bueno, esa parte ya te la dirá tu especialista.

Como dato curioso, te cuento que es cierto que comer pura lechuga te adelgazará pero lo hará de una forma poco saludable, pues no solo perderás grasa, también puedes contraer anemia por falta de vitaminas y perderás masa muscular, la cuál es muy importante.

Créeme que no quieres eso.

Un toque de sabor

La última dieta que me pusieron, considera algunas cosas más light, debido a que ahora que me hice estudios recientes de sangre, bueno, salí con ligeras complicaciones que me prohíben consumir algunos alimentos temporalmente… espero.

Lo que provocó esta situación, sin duda, fue una mala alimentación durante años y ahora hay que trabajar duro para reparar el cuerpo.

Sin embargo, eso no cambia el hecho de que, mi nueva dieta la verdad está espantosa en cuestión de sabor.

Muchas verduras y frutas… ¡HERVIDAS!

Proteína y cereales regulados.

Nada de cervezas y 3 litros de agua diariamente.

Eso es básicamente de lo que se compone mi dieta, la verdad no me quedo con hambre pero ahora si cada que veo a alguien comerse unos sabrosos taquitos o un delicioso corte, se me hace agua la boca.

Es horrible.

Pero pues la salud es primero.

Y espero que sea temporal… sino… pfff jajaja.

Lo que si me ha ayudado, han sido las salsas Xhile, las prepara una chica (que es nutrióloga por cierto) y no… no es la nutrióloga que me está atendiendo.

Tampoco me pagó por hacerle publicidad pero como saben y ya es costumbre en este blog, recomiendo todo lo que pruebo y considero que es bueno.

Las salsas la verdad es que están muy sabrosas y si vives en México te las recomiendo ampliamente, además no son caras.

Tiene 5 diferentes, 4 basadas principalmente en chile Morita y un levanta-muertos de chile Habanero.

¿Mis preferidas?

Morita-Cacahuate y Aderezo Morita, combinan con casi cualquier comida y le dan ese pequeño toque hogareño que hasta el momento me han ayudado bastante a sobrellevar mi dieta desabrida.

¿Imaginas lo que es una quesadilla de Oaxaca Light (de que por si es horrible) sin salsa?

¿Una pechuga de pollo hervida sin sal?

¡Qué asco! ¿no?

Lo peor es que no puedo prepararme mis propias salsas por falta de tiempo. No es solo agarrar verduras y chile para echarlas a la licuadora, es saber seleccionar las cantidades e ir probando para que quede buena…

Sin mencionar que hay que lavar muchos trastes después…

Recuerda que una muy buena salsa lleva tiempo y cuidado para prepararse sino puede ser un verdadero desastre y las salsas Xhile la verdad merecen la pena conocerlas, se nota que sus ingredientes se seleccionan cuidadosamente y la calidad se siente.

Te las recomiendo ampliamente, solamente haz tu pedido con tiempo porque son artesanales y se preparan conforme se van solicitando.

No tienen conservadores ni químicos.

Comentarios finales

Una dieta, como dije, no tiene porque ser horrible, hay varias maneras de llevar una vida saludable con una dieta correcta y sin necesidad de vivir un tormento diario.

Si estás pensando en hacer una parrillada, marina la carne con la salsa de Morita Gourmet y te garantizo que se te caerán los calzones del placer… especialmente si puedes conseguir cortes de Monterrey, que para mi, es el mejor lugar de México para conseguir buena carne.

Hace unos años solamente iba a Monterrey a comer carne.

Olvídate de esas jaladas de restaurantes caros y sangrones, la mejor carne está en Monterrey y no tienes porque gastarte $2,000 pesos en un corte… a menos que quieras impresionar a alguien. ¡ja,ja!

En fin, nos leemos en una siguiente oportunidad, manten esa barba lustrosa y recuerda…

¡Déjala crecer!