¿Cómo hacer aceite para barba? Uno realmente bueno.

Desde que decidí cerrar la tienda en línea, me di cuenta que estaba perdiendo algo de mucho valor que había creado, algo a lo que le invertí horas y horas de esfuerzo e investigación, así es, a mi aceite de barba y en esta publicación te voy a dar mis secretos por si quieres preparar uno para ti mismo o por si quieres iniciar un negocio… ¿ya están listos para saber cómo hacer aceite para barba?

¿Cómo hacer un aceite para barba realmente bueno?

Seguramente estarás diciendo que la estoy haciendo mucho de emoción pero puedo asegurarte con la mano en la barba que no.

¡Nadie jura en vano por su barba dejame te digo eh!

Antes de ir a la receta veamos un poco los antecedentes para que entiendas porque un aceite de barba puede ser una cochinada barata o un producto que realmente valga la pena.

Quizá me estoy haciendo ideas locas pero tengo el presentimiento de que muchas marcas chafonas deseaban tener un producto como el mío y otras a las que no les importaba nada más que vender una bonita imagen, pero te diré que lo que estoy a punto de enseñarte parecerá simple pero el trabajo e investigación detrás de ello no lo encontrarás en Internet ni en esos tutoriales basura de YouTube donde te dicen que mezcles cualquier mamada y le pongas aroma.

La diferencia entre los aceites

Lo que aprendí de todo esto es que existen 3 tipos de productos.

  1. Los chafones que se les hizo fácil comprar un aceite de almendras barato en la farmacia, le agregaron esencia de bergamota o menta o cualquier otra jalada y lo pusieron a la venta como un producto ‘Premium’ alegando además que contenía aceites esenciales… cuando seguramente nisiquiera sabían de que chingados estaban hablando… de estos está lleno Facebook, Twitter y MercadoLibre.
  2. Los industrializados que venden imagen y meten ingredientes baratos o sintéticos combinados con aceites esenciales (y a veces hasta colorantes… nunca entendí para que chingados pero bueno), promoviendo su basura con bonitos envases como ‘Lo mejor de lo mejor’ y en ocasiones con el cinismo de decir que son naturales…
  3. Las marcas que verdaderamente se esmeran en sacar al mercado algo de calidad, pueden ser artesanales o industralizados, como ejemplos podemos poner el aceite Aikades que verdaderamente traía ingredientes de mucha calidad, también está Porter, Beardbrand, Be Strong (está es mexicana y aunque sus aromas no son así de “wow”, están bien hechos), Prospector Co, Percy Nobleman, etc.

Esmero, pasión y gusto por el trabajo bien hecho

Cuando comencé a fabricar aceites, hice muchas porquerías, nunca las vendí claro, eso fue inclusive antes de sacar el blog.

Esto surge debido a mi inconformidad con las marcas de aceites.

Así que decidí ir a comprar mi propia materia prima y experimentar hasta obtener un aroma y un efecto suavizante/hidratante en mi barba que verdaderamente me satisfaciera.

Buscaba un aroma fresco, masculino y que no fuera invasivo o engorroso

Lo que menos quería era que fuera cómo perfume barato de señora gorda, de esos aromas dulces de Fraiché.

Ejem…

De entrada te digo que mezclar aceites a lo wey no da buenos resultados, no importa que hayas comprado los mejores aceites de importación.

Grábate bien eso macho, tatúatelo en la frente si es necesario.

Después de muchas pruebas fallidas me supuse que debía existir una mezcla o una base sugerida para poder tomar como punto de partida.

Hice cientos de aceites diferentes combinando aromas, aceites esenciales, esencias y aceites base.

Ninguno cumplía mis expectativas y a pesar de que, los vídeos en YouTube presumían de ser muy buenos, la realidad es que todas eran recetas caseras trespesinas y muy malas.

Si algo siempre me ha caracterizado es el ser muy exigente, especialmente con lo que es para uso propio.

Así que no conforme con eso, me puse a investigar cientos de ingredientes (es verdad, fueron cientos) y en mi búsqueda tuve la fortuna de encontrarme con el Dr. Franco, reconocido doctor en biología de la Universidad de Guadalajara y creador de Man Harbor (una barbería nice en Manzanillo y marca de unos excelentes productos de afeitado); además me contacté y tuve asesoría con un par de Ing químicos locos de la UNAM creadores de Erbaria (una marca mexicana muy buena para cuidado de la piel) y además tome cursos de cosmética, leía blogs especializados en química cosmética, buscaba en bases de datos especializadas sobre ingredientes (gracias al Dr. Franco que me daba acceso a esa información) y pues experimentaba bastante en casa.

Litros y litros de aceite, litros de aceite esencial (que es carísimo por cierto) y en general mucho gasto hasta llegar a lo que fue mi primer aceite, más conocido como T-Xiib (que en Maya significa Tierra de Hombres)

Tal vez parece exagerado, pero si las cosas fueran fáciles cualquiera las haría. ¿estas de acuerdo?

El primer T-Xiib se componía de aceites esenciales comunes como la Bergamota, Romero y Eucalipto; reconocidos principalmente por sus propiedades estimulantes de crecimiento del vello facial.

Sin embargo, muchos fabricaban aceites con esa misma combinación de aroma y eso no me gustó, no quería salir al mercado con una marca que nadie conocía y que además olía igual a todas.

Así que cambie la receta por una más fresca, mandarina, bergamota y romero francés.

El romero francés tiene un aroma ligeramente más dulzón que el romero normal y es algo complicado de conseguir en México, yo lo traía directo de Francia junto con la lavanda y el aceite de algodón.

Vamos a lo bueno

Gracias a la investigación que hice encontré una combinación de aceites base que sumados en sus proporciones de ácidos grasos, dan una nutrición muy completa al vello.

Un vello nutrido es un vello de buena apariencia y que tiende a engrosar con el uso constante.

Al final es lo que se busca ¿no?

Los ingredientes que usaba como base para el T-Xiib eran:

  • Aceite graso crudo es almendras dulces (hecho en México)
  • Aceite graso crudo de semilla de Pepita de Uva (hecho en Mexico y certificado Eco-Cert)
  • Aceite graso crudo de Jojoba (Eco-Cert y con denominación de origen Mexicana)
  • Aceite graso crudo de algodón (de fabricación Española pero traído desde Francia)
  • Aceite graso crudo de Aguacate (Hecho en casa con aguacates orgánicos calidad de exportación)
  • Aceite graso crudo de Sésamo (También conocido como ajonjolí, era orgánico certificado)
  • Aceite graso crudo de Pepino (Traído directamente de Chile)
  • Aceite graso crudo de Ricino Negro (Traído de Jamaica)
  • Aceite esencial de Bergamota (nacional)
  • Aceite esencial de Mandarina (hecho en casa)
  • Aceite esencial de Romero Francés (de importación)

Como podrás darte cuenta, la gente que llegó a adquirir el producto, realmente se llevó un pedacito de mucho esmero y mucha calidad, siempre fue la intención y gracias a ello el producto siempre obtuvo buenas críticas.

Bueno regresando al tema, date cuenta de algunos detalles…

Primero, todos los aceites grasos son crudos, o sea naturales, prensados en frío directo de la semilla sin ninguna clase de proceso de por medio, por eso los aceites Aikades siempre eran de un color muy intenso, de un amarillo cobrizo tendiendo hacia el verde oscuro.

Segundo, para el aroma y características agregadas, sólo usaba aceites esenciales de alta calidad, jamás esencias… ojo porque son cosas diferentes.

Tercera, jamás utilicé ingredientes como esencias, aromas pre-mezclados, aceite de coco, aceite de argán ni aceite de olivo… créeme, tengo mis razones.

Cantidades

Asumiendo que tienes todos los ingredientes de buena calidad, la mezcla para un frasco de 30 ml va así:

  • 10 ml almendras
  • 3 ml uva
  • 2 ml Jojoba
  • 2 ml ricino
  • 2 ml aguacate
  • 1 ml algodón
  • 4 ml Sésamo
  • 1 ml pepino

Ya sé, la cantidad no da 30 ml, pero se paciente.

Los 5 ml restantes los agarraba de aceite de almendras y los combinaba con 5 gotas de Romero, siendo el aroma más pesado era el aroma base y lo dejaba reposar tapado durante 5 minutos, después agregaba 8 gotas de Mandarina y repetía el mismo proceso para que los aceites se fueran asentando y mezclando poco a poco, finalmente agregaba 10 gotas de bergamota y dejaba reposar otros 5 minutos.

Entonces ya tenía 2 mezclas, 25 ml de puros aceites base (aceites grasos) y 5 ml de aceite graso de almendras dulces con mucho aceite esencial.

Mezclaba lentamente ambas y las dejaba reposar durante 30 minutos más en un refrigerador que destinaba sólo para eso.

OJO: No mezcles con batidora o algo asi porque vas a convertir el aceite en crema, hazlo lentamente y con un batidor de vidrio o acero inoxidable.

También asegúrate que los recipientes sean de vidrio o inox, nada de plástico salvo que sea HDPE.

¡Listo!

Entiendo que es un procedimiento largo y engorroso pero al final vale la pena y cada minuto invertido… si no me crees pregunta a los cientos de clientes que (según sus reseñas) estaban encantados con el producto.

Pues esperando que haya sido de tu agrado, estaré compartiendo con ustedes más recetas y nuevos aromas (porque yo aún me preparo mis propios productos), algunos tips y demás cosas similares para que empieces tu negocio o hagas tu propio producto casero pero de verdadera calidad.

Sólo te voy a pedir de favor que si tienes pensado fabricar para vender, no vendas bajo el nombre de Aikades por que es una marca registrada bajo el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual y que no tiene nada que ver con lo que vayas a fabricar, mucho menos adquirir alguna clase de responsabilidad, evitemos problemas legales mi hermano, fabricar y vender es bajo tu propio riesgo y responsabilidadd legal y fiscal.

¡Hasta otra macho!