Adiós a la tienda en línea

Sí…tal y como lo había mencionado en la publicación anterior, la tienda en línea la mandé directito a freir espárragos y es que como les comentaba, me quita mucho tiempo, el gasto fue demasiado y no se generaban las suficientes utilidades como para contratar a alguien que lo hiciera.

Adicional a que la tienda mató mucho la esencia del blog como originalmente lo había creado.

Esta decisión tomó efecto inmediato desde hace una semana aproximadamente.

Si vives en México y te interesa, estoy liquidando algunos productos que me quedan y aún estoy consiguiendo algunos tratamientos de minoxidil, solo debes contactarme por el chat de facebook o por twitter pero aclaro que no va a ser por mucho tiempo, le doy a lo mucho unos 2 meses más.

También les informo que en un par de meses estaré cerrando el chat de la página de facebook (debido a las múltiples fallas que presenta)… por lo que la única forma de contactarnos y echar cotorreo será por twitter.

El correo lo voy a limitar también, pero no por mamón sino porque es muy difícil administrarlo; va a seguir activo pero no lo promoveré tanto, es decir… muchos ya no usamos tanto el correo.

El correo electrónico lo siento más como para trabajar ¿no? y pues en este tiempo que he estado meditando el cierre de la tienda he estado evaluando los diferentes sistemas de comunicación y pues ¿qué creen?

Resulta que twitter es el que mejor me permite hacerlo y de una manera más eficiente y efectiva.

No sé si para todos pero al menos a mi me funciona muy bien.

Además echar desmadre en twitter es más cool ¡jajaja!

Ejem…

Opino que hay que revivir a twitter.

Bueno volviendo al tema, la verdad es que la raíz de todo este drama es porque quiero enfocarme 100% al blog y a escribir mis estupideces sin sentir esa censura de no poder criticar cosas o productos por el hecho de que yo también los vendo.

¿Me explico?

No es profesional… o ético.

Es como ver a Coca Cola criticando abiertamente a Pepsi… puede ser divertido un par de veces pero a la larga aburre y hasta puede volverse ofensivo… como cuando los políticos comienzan a echarse mierda unos a otros como simios.

Y en muchísimas ocasiones tuve que tragarme mi orgullo por no poder criticar muchas marcas pésimas.

Ejem…

Por otro lado comentarles que el blog lo he hecho mil veces más simple con la idea de que cargue más rápido, me gusta el diseño simplista, la verdad estoy satisfecho.

¿Tú qué opinas?

Un poco de negro, un poco de gris, fondo blanco, letra Arial común y corriente… texto simple, vulgar, altanero, alburero, humor negro y tan tan.

Todos los dominios están ahora unificados y apuntan a este sitio viejoaikades.com, es decir, si escribes aikades.com te va a redirigir automáticamente a viejoaikades.com… y lo mismo sucede con aikades.net y elviejoaikades.com.

He regresado al logo original súper detallado (y que originalmente conquistó las barbas de muchos de ustedes), el logo simplificado lo había diseñado (y registrado ante el IMPI) como el nuevo logotipo para los productos.

Así que ahora hay dos logos oficiales y registrados de El Viejo Aikades… y la neta es que me gustan los dos.

Ejem…

El logo más simple lo había diseñado porque había planeado una remodelación completa de la línea de productos con envases, etiquetas, nuevos productos y nuevos ingredientes… pero cuando empecé a ver la cantidad de tiempo, dinero y recursos que necesitaría para lograr esa empresa, se me cayeron los huevos al suelo de la pereza y la realidad es que no me iba a dar abasto.

Seguramente vas a decir que soy un huevón y la verdad es que sí pero para que te des una idea te voy a contar…

Fabricar 50 frascos de aceite del mismo “modelo” me llevaba aproximadamente 3 horas y media de mi tiempo a la semana…

Ahora considera que fabricaba por lo menos 300 de cada modelo cada mes, como eran 3 modelos entonces fabricaba mínimo 900 frascos y el champú me llevaba 5 horas fabricar 5 litros de la fórmula súper secreta que me daba para 50 botellas más el tiempo de embotellar, lavar las botellas y etiquetar, al mes fabricaba entre 500 y 800 botellitas.

Ahora multiplica todo eso, agrégale el cansancio físico, el desgaste ocular (porque todo lo media a ojo de buen cubero), después conforme se iban vendiendo había que empacar cada pedido con cuidado de no regarla y que no se me fuera a olvidar algo (algunas veces si la llegué a regar) y finalmente llevar todos los pedidos (casi diario) a las diferentes paqueterías (Redpack, DHL o FedEx).

Además era estar al pendiente de los niveles (inventario) de las materias primas y de los productos que no fabricaba yo como el minoxidil, la crema de barba, las ceras, los peines, cepillos, navajas, rastrillos, etc etc y estarlos resurtiendo cuando los niveles del inventario bajaban, hacer pedidos, pagarlos… jugar con la logística porque obviamente los productos y materias primas no se acaban al mismo tiempo, hay cosas que se venden más rápido o algunos ingredientes que se usan más que otros.

La verdad era una verdadera madriza para una sola persona… y súmale la responsabilidad que tengo en mi trabajo de Godínez, terminaba muy madreado.

Al final entre tiempos muertos, gasolinas, etc; la utilidad final era muy miserable y no convenía… ¡ahora imagínate realizar todo lo adicional que tenía planeado lanzar al mercado!

Simplemente era cosa de ser realista, no estaba listo ni lo estoy aún para conseguirlo… hice los números y el resultado implicaba desentenderme de muchas cosas de mi vida personal y laboral o llevar un negocio mediocre… eso definitivamente no estaba en mis planes.

Entenderás por lógica que no valía la pena, así que con todo el dolor de mi barba, tomé la decisión de cerrar la tienda pero la buena noticia es que el blog continuará como había comenzado, lleno de humor, vulgaridades y críticas al desnudo.

Lo mejor tal vez es que, como mencionaba en la publicación anterior, que estaré metiendo temas nuevos adicionales a la barba.

Entre los principales, destacan los temas de cerveza, whisky y música.

Pero habrá muchos más, digo, prácticamente pondré lo que se me ocurra y es eso lo que me emociona más de este cambio.

Así que, hermanos, nos leemos en otra ocasión.