¿Qué son los aceites esenciales?

Escribo esta entrada porque siento que hay muchos que no entienden la diferencia entre aceites base, aceites esenciales y esencias, no cubriré todo a detalle, más bien me enfocaré en explicar lo que son los aceites esenciales.

Es importante diferenciarlos y sobre todo aprender a usarlos ya que el uso incorrecto de los aceites esenciales puede provocar daños a la salud… pero un uso correcto puede traer muchos beneficios y realmente no es nada complicado entenderlos.

Aceites esenciales o concentrados naturales

Comenzaré diciendo que un aceite esencial no es como tal un aceite, no tiene la textura del aceite y de hecho… no sé porque se le dice aceite.

Los susodichos aceites esenciales son más bien líquidos de muy baja viscosidad, de textura similar al agua y son extractos concentrados de las plantas, o sea un líquido dónde vienen concentradas todas las propiedades (beneficios y no beneficios) de la planta o fruto de dónde se extrajo.

Hablando de aceites esenciales

Presta particular atención a esto último que he comentado, los extractos traen lo bueno y lo malo de la planta.

Los aceites esenciales traen también el aroma de la planta o fruto y es esto lo que provoca principalmente la confusión con las esencias.

Las esencias son únicamente aromas de plantas o frutos, mientras que los aceites esenciales son aromas más las características de la planta o fruto.

Los aceites esenciales son sustancias volátiles… y con volátiles no me refiero a que explotan, sino a que se evaporan con muchísima facilidad… eso representa un tema delicado principalmente para nosotros los fabricantes porque los aceites esenciales son sumamente costosos.

Imagínate invertir $5,000 pesos en un aceite esencial y por no tener las condiciones ideales para almacenarlo, el producto se evapora.

Esta es otra razón por la cuál los productos que contienen aceites esenciales son caros, hay que mantener estos componentes a bajas temperaturas… y eso cuesta plata.

Usando correctamente los aceites esenciales

Antes de explicarte el uso, debo decirte primero que los aceites esenciales no se aplican directamente en la piel porque son demasiado fuertes y queman, la misma regla aplica para las esencias.

El correcto uso de los aceites esenciales es disolviéndolos en un portador, es decir, en un agente externo como una grasa, alcohol o un polímero.

Vamos a poner un ejemplo, para usar un aceite esencial de bergamota hay que disolver 2 o 3 gotas en 50 gramos de crema.

Extremadamente sencillo pero te sorprenderías de saber cuánta gente no lo sabe y cuánta gente usa los aceites esenciales sobre la piel… y obviamente quedan con la piel quemada e irritada.

Alergénos y toxicidad

La gran mayoría de los aceites esenciales contienen agentes o componentes que pueden provocar alergias o resultar tóxicos para algunas personas.

Por normatividad, los fabricantes deben declarar en sus ingredientes los alergenos que hay en sus productos; en las etiquetas deben venir algunas cosas como linalool, limonene, geraniol, etc.

Cuando compras un producto, eres tú el que debe saber a qué eres alérgico y de hecho lo primero que debes hacer con cualquier producto es hacer una pequeña prueba contra alergenos.

Con lo anterior me refiero a que apliques una pequeña cantidad en tu piel y veas si no te hace reacción.

Por otro lado si un producto dice que contiene aceites esenciales pero no declara alergenos, húyele, al menos yo no lo usaría porque eso al menos a mí me dice que no saben ni lo que están haciendo.

Particularmente los aceites esenciales fuertes cítricos como la bergamota o los florales como la lavanda son los que más alergenos contienen… y de hecho son los que más se usan.

También te comento que no es necesario que las etiquetas declaren qué aceites esenciales están usando, pero sí deben declarar los alergenos, eso es obligatorio.

Bueno pues no hay mucho más que comentar acerca de los aceites esenciales así que con esto finalizó esta mini entrada y nos leemos en otra ocasión hermano y recuerda…

¡Déjala crecer!