Ventajas y desventajas del afeitado

Esta es la 5ta semana desde que me he quitado la barba y a estas alturas puedo decirte que he revivido el proceso completo; el proceso de crecerme una barba desde cero… especialmente la desesperación de la primera fase.

Honestamente no la recordaba.

Me he dado cuenta que en la primera fase, la barba no crece lo suficientemente rápido y es debido a esto que muchos terminamos afeitándonos de nuevo.

Te das cuenta que estos 3 pelos que salen durante el primer mes no se ven nada bien, al grado que te ves mejor afeitado.

Así de grave está la situación.

Eso lo escribí en una publicación anterior y aunque lo sabía a conciencia ya no lo recordaba en carne viva.

Esa es otra de las razones por las que he continuado afeitándome.

Lo veo como unas ligeras vacaciones.

Unas ligeras vacaciones que están a punto de terminar.

Ventajas y desventajas del afeitado

ventajas desventajas afeitado

Hombre v.s. niño

Claro que en estas 5 semanas he aprovechado para volverme un maestro con la navaja recta y de probar algunos productos de afeitado que tenía guardados, pero no es eso por lo que estoy escribiendo esta publicación, lo hago porque además de sufrir las primeras fases de crecer una barba, también me he percatado de varias ventajas y desventajas de afeitarse.

Son mundos tan cercanos entre sí pero a la vez, extremadamente diferentes.

Y puedo decirte que estoy experimentándolo por primera vez a todo color pues ya llevaba casi 2 años dejando crecer mi barba hasta que lo arruiné y terminé quitándola toda.

En fin, vamos a lo que nos compete.

Ventajas

Primero hay que hablar de lo bonito que es el afeitado para después acabarlo con críticas de mala leche.

¡Muahaha!

La realidad es que existe un cierto placer en el afeitado (que varía de persona a persona) y en mi caso lo he encontrado principalmente al ver cómo se cortan los vellos con una navaja muy afilada y en una sola pasada.

Yo nunca he visto el afeitado con una finalidad estética… para mí es un hecho clarísimo que me veo espantoso sin barba.

Sin mi barba no soy más que un mocoso enclenque y gracias a esto me di cuenta también sobre lo verídico que es lo que escribí una ocasión acerca de cómo la barba te cambia.

¡Ejem! En fin…

Dada esta premisa, he tenido que encontrar ventajas adversas al tema estético.

Una de las ventajas que he notado indiscutiblemente, es que mantenerse afeitado evita la descamación y la comezón, que como sabrás pueden convertirse en una verdadera pesadilla a partir del tercer mes de dejar crecer la barba.

Si eres de los que aparentan más edad de la que tienen, quitarse la barba te quitará unos años de encima, claro que a muchas damas les gusta más un hombre que se vea más grande… solo lo dejo como tip.

Otra de las ventajas es que también está el hecho que en tu trabajo no tendrás problema con tu jefe en cuestión de apariencia, irónicamente una baby-face siempre es mejor recibida en una oficina que una barba, seguro ya te ha pasado ¿o no?

Tu abuelita también te dirá que te ves mejor sin barba.





Otra ventaja es que puedes comer tranquilamente sin preocuparte de quedar lleno de boronas o pelos pegostiosos… honestamente lo que más he disfrutado de estas “vacaciones de barba” es el hecho de poder embutirme una hamburguesa o unos buenos tacos sin temor a jalonearme el bigote o arrancarme la mitad de una mordida.

Lejos de todo eso, afeitarse trae mas desventajas que ventajas…

¿Las vemos?

Desventajas de afeitarse

Las desventajas de afeitarse también pueden interpretarse como las ventajas de dejarse la barba, pero como soy un pesimista vamos a verlo como desventajas.

La primera es que se pierde mucho muchísimo tiempo en el ritual del afeitado, me sucedió esta misma mañana, ya tenía esa barba espantosa de 3 días (que en mi caso se logra después de 4-5 días) y el hecho de querer quitarlos en la mañana es pasar por lo menos de 30 o 40 minutos en la fastuosa tarea.

Si llevas prisa (como en mi caso), lo más probable es que no te afeitarás bien y es justo aquí donde una auténtica pesadilla comienza.

Los cachos que no te afeitaste bien se ven peor a que si te la hubieras dejado, es más, parecerá que un burro te trasquiló la barba a mordidas.

Créeme que las prisas, el tiempo perdido y una cara irritada son solo el principio de un mal día.

La segunda desventaja es que es mucho más costoso mantener una cara afeitada que mantener una barba, si no me crees saca los números.

Tanto en afeitado como en la barba, los productos son costosos pero se gasta mucho más en el afeitado porque la mayoría son consumibles costosos de uso diario y baja eficiencia, es decir, un rastrillo no dura mucho ¿o sí?

Yo me acabo una navaja en una afeitada, lo sé porque si intento usar la misma navaja al día siguiente ya no corta bien y provoca mucha irritación.

En estas 5 semanas me he afeitado cada 3 días y llevo 10 navajas desechadas.

Otra desventaja y hablando de navajas, es que debes agarrar un cierto nivel de maestría para obtener una buena afeitada, especialmente si prefieres las navajas tipo recto, en los rastrillos convencionales también debes tener un nivel de expertise para no cortarte o irritarte.

Si hablamos de las visitas al barbero, son mucho más frecuentes si vas a afeitarte a diferencia que si solo vas a arreglar tu barba…

Sin embargo, lo que más odio de la afeitada… es la irritación.

La irritación puede volverse un verdadero dolor de trasero.

Hasta cierto punto los productos de MAN Harbor me han ayudado con la irritación, ¿pero cuando no tienes un buen producto a la mano?

Lo que te queda es usar jabón y un rastrillo desechable, ni modo.

Bienvenida irritación.

Pon como ejemplo cuando sales de vacaciones, ¿llevas todo tu kit de afeitado?; la verdad no lo creo… de hecho veo más probable que vayas a la tiendita y compres un rastrillo desechable o vayas a una barbería cercana.

Gastos, gastos, gastos.

En cambio con una barba solo cargas un aceite y listo, te garantizo que puedes sobrevivir unos días sin champú para barba y sin un peine, el aceite es indispensable para aliviar la comezón y descamación.

Y lo mejor de traer una barba es que puedes despedirte de la irritación.

Al menos en mi caso, estoy 100% convencido que para mí la mejor opción es andar con mi barba, por todas las razones que ya he mencionado y por las que seguramente estoy olvidando.

Al final se trata de sopesar bien qué precio estás dispuesto a pagar por traer barba o estar afeitado y eso no se juzga, solo depende de cada quién.

A partir de este lunes comenzaré de nuevo mi travesía de dejar crecer la barba y ahora sí describiré mes con mes lo que va sucediendo.

¿Tú que prefieres? ¿Baby-face o cara de oso? Házmelo saber en los comentarios macho.

Nos leemos en otra ocasión hermano y recuerda…

¡Déjala crecer!