Las barbas están de regreso

La barba ha sido un símbolo de autoridad, sabiduría y masculinidad desde mucho antes que naciera Chabelo… mmm bueno tal vez no tanto..

Los reyes, caballeros, hombres sagrados, viejos adivinos, etc. usaron orgullosamente sorprendentes barbas como prueba de su madurez y experiencia. Los Espartanos, por ejemplo, usaban el afeitado a manera de castigo para marcar a un hombre como cobarde, y los Fariseos arrancaron la barba de Cristo en un absurdo intento de humillarlo y desacreditarlo.

Se dice también que Julio César mandó afeitar a todos los hombres para no darles ventaja a los enemigos en combate de agarrar a los soldados de la barba… este mismo plan lo ejecutó Alejandro Magno y me parece que el fué el auténtico inventor… sin embargo es derivado de esto que los soldados de la actualidad en todo el mundo deben ir afeitados… no tanto para evitar que los enemigos los tomen de las barbas, sino para que las máscaras anti-gas sellen bien en sus caras.

A través del tiempo, afeitarse o no afeitarse ha pasado a través de las olas de la moda y popularidad… aunque si te pones a pensarlo, resulta que afeitarse es lo que se pone de moda, no la barba.

¡La barba está de regreso!

Hoy a donde quiera que veas, más y más hombres, jóvenes y ancianos , se están comprometiendo con sus pelos. Hay inclusive, shows de televisión dedicados 100% al tema del vello facial, como “Whisker Wars” donde sale el estimado Jack Passion, un hombre que de hecho vive de su épica barba.

Yo me he convertido en un hombre de barba desde 2011, cuando mi barba comenzó a crecer cada vez más rápido y el hecho de afeitarme todos los días era algo que hasta la fecha, no estoy dispuesto a tolerar…

La barba pasa por varias etapas y si quieres conocer tu verdadero potencial, jura amor a tu barba y déjala crecer al menos 6 meses para que conozcas todo lo que puedes conseguir.

Hasta otra hermanos.