8 pésimos hábitos de los barbones

En esta ocasión hablaremos de los 8 pésimos hábitos de los barbones y para evitarte futuras decepciones, es mejor que comiences a corregirlos desde ya.

1. Acaríciala pero no te la jales

Uno de los peores hábitos de tener barba es estarla jalando… sigo hablando de la barba ¡eh! bola de malpensados…

Cuando nos dejamos crecer nuestra hermosa barba, es bastante común estarse jalando los vellos con los dedos cuando andamos de ociosos pero es posiblemente el peor de todos los hábitos.

Hacer esto no solo debilitará los folículos, también te arrancarás algunos pelitos sanos que tan paciente y arduamente has cultivado con la contundente posibilidad de que no vuelva a crecer de nuevo.

Cuidado con este hábito.

2. Deja de peinarla tan seguido.

Es cierto que cuando nos hacemos de un buen peine o un buen cepillo para barba, queremos estrenarlo de inmediato.

Peinarse la barba es uno de los pocos placeres que los lampiños nunca conocerán, pero como dicen…

Si algo es muy bueno, seguro engorda.

… y aunque peinarse la barba no te va a engordar, sí hace bastante daño si te la peinas en exceso.

Recuerda que los cepillos para barba, son duros.

Entre sus múltiples funciones, la principal es exfoliar y retirar de la barba lo inservible como los vellos muertos y la suciedad, pero al ser un cepillo duro, hacerlo en exceso puede causar fracturas en la barba, desprendimiento de vello sano y daños en la piel.

Peinarte la barba solo debe hacerse una vez al día y exagerado 2, no más.

3. ¿Agua caliente? ¡Ni lo pienses!

Esto es un tema que ya he mencionado en anteriores ocasiones y sinceramente es un punto que me duele en lo más profundo de mi barba…

Diría que de mi corazón pero mi barba es más grande…

Digo ¿quién quiere bañarse con agua fría? sobre todo en invierno.

El agua caliente disuelve la película de cebo que produce naturalmente el cuerpo, y esto provoca resequedad, descamación y mucha comezón, no solo en la barba, también en el cabello y en todo el cuerpo.

Este tema se vuelve particularmente crítico en tiempos de frío.

Yo te recomiendo, lavar tu barba por separado con agua fría o cuando menos templada, pero nunca lo hagas con agua caliente.

También te recomiendo leer mi publicación de cómo preparar tu barba para el invierno para más detalles respecto a esto.

4. Si te la lavas diario, se reseca y se cae

Llega un punto en la vida de todo barbón aficionado (o profesional), en que comenzamos a querer probar más productos, más olores y poco a poco sin darte cuenta comienzas a gastarte tu salario mínimo en puras tonterías… ¡ejem!

Comentario basado en una historia real ¡jajaja!

Esto lo comento por experiencia personal, llegué hace tiempo a una etapa en la que compré 6 champús para barba de diferentes marcas y aromas… no estoy exagerando cuando te digo que quería lavar mi barba después de cada comida.

Los aromas son sorprendentes, refrescantes y la barba queda bien sensual… el problema con estar haciendo eso es que, al igual que con el agua caliente, los champús también se llevan el cebo natural del cuerpo, lo que provoca también debilidad en los vellos, resequedad, descamación y una comezón de la fregada.

A pesar de que los champús para barba tienen tenso-activos más suaves, siguen siendo detergentes y siguen llevándose cebo de la cara, lo hacen a una menor proporción claro… sin embargo el daño sigue estando latente.

Nota: Los tensoactivos son detergentes que tienen todos los champús, no importa si es de barba, cabeza o cuerpo; algunos son mucho más agresivos que otros, pero todos siguen siendo detergentes.
Recuerda que después de lavarla, debes secarla con una toalla y aplicar aceite para barba sin excepción.

Evita los champús que tengan entre sus ingredientes al famoso Lauril Sulfato de Sodio o Lauril Éter Sulfato de Sodio, no solo limpian, estos arrasan con todo… pero son extremadamente dañinos.

A los lauril sulfatos también te los vas a encontrar como Dodecilsulfato Sódico.

5. NO LA ACEITES SIN LAVARLA.

Hay ocasiones en que las condiciones ambientales de nuestro lugar de trabajo o del lugar donde nos encontremos, no son precisamente las más salubres o las más indicadas para que una barba esté feliz.

Sin embargo esta situación es imposible de controlar, tendrías que quedarte en casa todo el día… toda tu vida.

En ocasiones te darás cuenta que tu barba se reseca o se siente dura como estropajo viejo y lo peor que puedes hacer es echarle aceite en ese momento.

Para empezar, seguramente en esa situación, tus manos no estarán muy limpias, en segunda tu barba estará llena de tierra o porquería… te garantizo que echarle aceite no solo hará que se vea peor, también será un desperdicio de aceite.

Lo que yo te recomiendo que hagas es simplemente sacudirla un poco si está llena de basura, si acaso pasarte un peine y esperar a que estés en casa para que la laves como Dios manda… una vez limpia y seca, entonces si vuelve a echarle aceite.

Hay algunos blogs que te dicen que debes aceitar la barba de 2 a 3 veces por día para mantenerla saludable y estoy de acuerdo con ello; también estoy consciente que entre más grasa en la barba es mejor… pero, esto solamente aplica bajo dos condiciones:

  1. Tus manos deben estar limpias.
  2. Tu barba debe estar limpia o en condiciones decentes, sin basura, sin exceso de tierra o comida.

6. ¡HEY MACHO! CONTROLA TU CARTERA.

Al igual que con los champús, puedes llegar a un punto en el que comiences a comprar aceites y demás productos a lo tonto de todos los olores y sabores… yo lo hice y es por eso que te estoy comentando esto jajaja.

Gasté mucho dinero comprando miles de babosadas para la barba y aunque no me arrepiento de nada… si resulta ser un gasto infructuoso porque tengo muchos productos que al final hacen y cumplen las mismas tareas.

Cuando compres un aceite, acábatelo y después compras más… y así con todo lo demás.

7. ¡QUE NO TE LA ANDEN MANOSEANDO!

Tener una barba es una peligrosa arma de doble filo que llamará la atención de las mujeres… y de los hombres también… especialmente lampiños envidiosos.

El problema radica en que todo mundo te la va a querer tocar… y la barba también.

A pesar de que te sientas orgulloso de portar esa melena que te hace lucir masculino y que quieras dejar que todo mundo te la acaricie, déjame te digo que eso es una muy mala idea…

Empezando por el punto de que no sabes si esta gente trae las manos limpias… no sabes dónde las han metido y es toda esa porquería la que van y embarran en tu preciosa barba…

Otra razón es que estas damas y estos lampiños no saben como tratar una barba con respeto… es lógico pues ¡ellos no tienen una barba!

Una vez que ponen sus asquerosas manos sobre ti, empezarán a jalarla o inclusive tocar tu piel con sus manos llenas de… bueno… solo ellos saben y lo peor es que esas bacterias y porquería las llevarás como recuerdo cerca de tu boca y tu nariz hasta que tengas oportunidad de lavar tu barba de nuevo.

8. AUNQUE TE LA ALCANCES, NO TE LA CHUPES.

No es lo que parece, bueno sí…

Cuando tu barba llega a un punto que es lo suficientemente larga, los vellos se te meterán en la boca sin pedir permiso y esto no solo se vuelve asqueroso (tener la barba llena de saliva)… lo peor es convertirlo en un hábito y buscar estar mordiendo o chupando los pelos del bigote o la barba mientras estas de ocioso.

Me parece que está de más mencionar los efectos secundarios de este asqueroso hábito.

Tengo un amigo (ojalá que no lea esto jajaja) que lo hace y es realmente desagradable, siempre imagino todas las bacterias que debe tener esa barba adicional al maltrato que ya tienen los vellos de su bigote.

Una solución para evitar esto es usar una cera para barba y bigote, la mantendrá peinada y en su lugar, evitando que los vellos se te vayan a la boca.


Bueno pues en resumen, ahora ya sabes lo que tienes que hacer para mantener esa barba en su máximo esplendor para poder lucirla orgulloso a donde quiera que vayas. Nos leemos en otra ocasión.

¡Hasta otra hermanos!